No es ningún experimento

No es ningún experimento

El método de enseñanza de inglés por inmersión temprana no es ningún experimento, al contrario es un método sobradamente probado.

Su origen está en Montreal (Canadá) en 1965, cuando Wallace E. Lambert constituyó una clase experimental de alumnos de parvulario. Estos niños cuya lengua materna era el inglés, eran expuestos al francés en alguna de las clases diarias. El estudio se prolongó durante 15 años, a lo largo de los cuales se realizaban los convenientes estudios de resultados.

Las conclusiones del estudio fueron claras y el éxito del método rotundo:

“Los niños del grupo experimental eran capaces de leer, escribir, hablar, entender y utilizar el inglés tanto como sus compañeros instruidos en inglés por el procedimiento convencional. Sin ningún coste adicional, pueden también leer, escribir, hablar y entender el francés con una facilidad que nunca tendrán aquellos niños anglófonos que siguen el programa tradicional de francés como segunda lengua”.

Lo más interesante no es el nivel de conocimiento que alcanzaron en la segunda lengua (francés), sino la naturalidad con la que la utilizaban:

“Han adquirido un dominio de los elementos básicos de la fonología, morfología y sintaxis francesa y no tienen la inhibición propia en el uso de la lengua que caracteriza al estudiante que la aprende como lengua extranjera”.
© Copyright - Welcome to the World - Web development by Juan Carlos Marcos